Ir al contenido principal

Entradas

POEMA MÁS LEÍDO ...

Ahonda en el verbo

Ahonda en el verbo,
pronúnciame
tanto como te permita
tu respiración.

© Laura Villanueva Guerrero
Entradas recientes

Comienza la migración

Comienza la migración
de frutas, de tu voz
a mi boca, como la
palabra ‘beso’ que
aprende el camino único
de ida y se deja caer
en los labios salvados.

© Laura Villanueva Guerrero

Arco de claridad

“El devenir de tus labios sobre el vacío instalado en mi cuerpo...”

Caben en mi mano
los mil pájaros
que murmuran
en tu boca.
Los sonidos se contagian
de luz. El movimiento
nos obliga a abandonar
las sombras en el suelo,
<la tristeza adquirida>
y se produce la fusión
de los frutos maduros,
resucita el alba
en tu remo suspendido.
A tu lado
soy arco de claridad.

© Laura Villanueva Guerrero

Te adentras

Te adentras
con la desorientación
de la libélula
dando tumbos de amor
en mi existencia
afiebrada.
Supero el hambre
de mi voz
y te hablo
en el lenguaje
de la espuma
que rompe
en cualquier extremo
mojado del planeta.
Aguantas el peso
torrencial del contacto,
la pérdida
de luz sensata.
Cobíjame en tu rama
protegida,
suscribe a ciegas
el femenino enigma.

© Laura Villanueva Guerrero

Cómplice

Sé cómplice del pliegue
diminuto de mi vientre
donde una vez
el agua se convirtió
en vino,
contempla el seno
redondeado
intolerante a la
gravedad,
condúceme a la ladera
que finge
la inclinación
de los amantes,
nota crecer en tus manos
cada imperfección
y dime otra vez
que el viento
tiene la forma
de mis labios,
bésame
y que el tiempo nos ignore
en la experiencia del abrazo.

© Laura Villanueva Guerrero

El mar hablará de nosotros

Colecciono los estados
de tu lengua, la humedad
que vence al vacío. Mójame,
hasta que mi cuerpo
se balancee como una ola
perdida. El mar hablará
de nosotros cuando
anochezca. Seremos
amor de agua perdurable.

© Laura Villanueva Guerrero

Sueño rojo

Rompe el aire
que le sobra
al mundo,
deja un vacío
pequeño
donde cobijarnos
y viajar
hacia el fondo
del espíritu.
Átame al sueño
rojo, que me duela
despertar de ti,
de esa alteración
del descanso
que supone siempre
tu boca encendida.

© Laura Villanueva Guerrero
Arte: Antonio Sobarzo

Triángulo de las Bermudas

Esta noche el Triángulo
de las Bermudas invade el cielo, cada luz que gira, cada voz que huye. Me agarro a tu mano, contengo la respiración, pasa de largo el tornado y anidas otra vez  en el fuego de mis hombros. Ya puedes comenzar  la hipnosis. Abre los ojos para ver partir mis últimas alas. Seré la entrega terrestre que rompa el hechizo de abandono. 

© Laura Villanueva Guerrero Arte: Andrew Wyeth