LA ISLA DE LAS CEREZAS

Poesía erótica y de amor desesperado

miércoles, 20 de junio de 2018

Con mis propios ojos


Quiero ver con mis propios ojos
la biología perversa y acorazada
de tu cuerpo,
tu búsqueda incesante del día
dentro de mi boca.
Soy el túnel que te aspira
la oscuridad. Después explanada
de voces. La claridad. Y tu lengua
en mi hombro callando de pleno
mi duda recurrente.

© Laura Villanueva Guerrero
Arte: Mihai Criste

Invenciones geométricas


Caen de golpe
las invenciones geométricas
de tus manos
sobre mis pechos,
cuento círculos
en la danza,
soy triángulo volcado
hacia tu rostro.
Y allí, casi lengua
de tu boca, te amo
sujetándome
hacia dentro
la locura sobrevenida
de mis dedos.
Me enredo en la
idea de ti, como
si ya no estuvieras
y el placer fuera
nostalgia. Recorro
con los párpados
las dos nubes
que sostienen
al rayo de tu cuerpo.
Mi aliento también
se mueve
de abajo arriba,
sin pausa. Sólo
me detendría la muerte.
Quiero continuar
desanudándote.
Me he propuesto liberar
tu ira por tu orificio
de vida. Estoy rendida
al efluvio sin herida.
Todo fluye entre tu ser
y las probabilidades.

© Laura Villanueva Guerrero
Arte: Christian Schloe

Abrigo de pájaros


Me regalas tu abrigo
de pájaros
como un fuego nómada
que no permanece,
siempre anda yéndose
a ese otro lugar
donde no caben mis manos
y las flores. Se desintegra
el aroma del universo. Giran
los planetas sin olor a océano
o cielo. Mis suspiros pierden
su punto de referencia.
Se esparcen como
meteoros.
Y me pregunto
otra vez
si mereces tanto la pena
como para vivir así,
con una cicatriz en cada poema.

© Laura Villanueva Guerrero
Arte: Christian Schloe

Otro allanamiento de la luz


Partimos la hora
en 70 minutos,
así te beso más,
respiro más,
te necesito más.
Arrancas la suavidad
de mi piel.
Quiero estar rugosa
en el rozamiento
para crear desniveles
en el mundo
que sólo nos pertenezcan
a ti y a mí.
Agrandas esta curva,
alargo aquella línea.
Evoluciona a su modo
este amor cubista
que sentimos en los labios.
Nunca he sabido contener
tanto deseo en una única
lágrima. Abre la boca.
Traga. Delibérame
dentro del estómago
o del alma.
Tú eliges esta vez
dónde tenerme.

© Laura Villanueva Guerrero
Arte: Christian Schloe

Mezclo realidades



Mezclo realidades.
Tu ojo en mi hombro
parpadeando.
Tu voz en mi tobillo
mordiendo.
El beso de ayer,
parafraseándonos.
Volvemos a estar
bajo la misma luna
de alambre,
agotados de inflar
el cielo
labio con labio.

© Laura Villanueva Guerrero
Arte: Constantin Brancusi

domingo, 17 de junio de 2018

Entre los árboles


Entre los árboles
se levantan los soles
en una ausencia sonora
de flores. Se ha interrumpido
la noche, como el hipo
de una princesa.
Queda luz para ver mis
manos de diez lágrimas,
el pulso saliéndose,
la marea
en mi boca, hacia dentro,
el ahogo del tiempo
a su paso por la
entrada del alma.
Y te recuerdo
mirando las hormigas
sobre la hierba mojada.
Al final puede que anochezca
y cada ruido y su sombra
hallen un lugar en mis ojos.
Dicen que así
nacen los insomnios.

© Laura Villanueva Guerrero
Arte: Mihai Criste

sábado, 16 de junio de 2018

Pieles superpuestas


Descansamos
en la negación
de la distancia,
aliviados
por la presión
de las pieles
superpuestas.
Perdemos la identidad
en el movimiento
que nos acoge
como huérfanos
de otro planeta.

© Laura Villanueva Guerrero
Arte: Mihai Criste