LA ISLA DE LAS CEREZAS

Poesía erótica y de amor desesperado

martes, 22 de agosto de 2017

A clementina y especias


Me envuelve tu olor a clementina y especias.
- El verano es una dulce canción que suena 
en tus labios -
Bésame. Llena de tanta calor mi memoria,
incluso el futuro.
Pero antes de que llegue,
dedica parte de tus esperanzas
a conocer cada pausa acelerada 
de mis impulsos.

sábado, 19 de agosto de 2017

A la vez


Me escondo detrás de la caricia
para que nos atravieses a la vez
y mates dos silencios incontrolados
con un mismo impulso.

viernes, 18 de agosto de 2017

Apareces



Apareces despacio, como si siempre hubieras estado delante de mí. Tus labios sienten alivio al mirar mi cintura. Sabes que te he esperado demasiado, más de lo permitido. Mi ombligo ha bailado a solas pensando en tu cuerpo flexionado (cómo será tenerte encima, preguntándome si voy a quedarme). Mi sueño conoce de memoria tus manos y ese olor a hambre desprendido del excedente de tu saliva:

me gusta cuando no te importa mojarme (tengo el armario lleno de ropa y además llegan las segundas rebajas de agosto). Es única esta sensación de ser una voz en tus dedos. Me buscas el grito. Y primero encuentras mi lengua caliente. Soy hembra debajo de una flor. Ábreme y que el verano nos ampare. 

lunes, 14 de agosto de 2017

La humedad del daño


No puedo respirar 
sin tu voz en el lamento continuado de mis piernas.
El aire vuelve a ser suspiro rojo 
y se me ahogan los dedos de no tocarte.
Sin ti el futuro se mueve tanto...
¿Es posible la prevalencia del tiempo sobre el espacio? 
Qué extraña sensación, la ausencia y el mar a la vez en mis pies:
la humedad del daño como una insistente termita de agua.

Se inclinan los edificios.
Buscan el sol.
Yo busco tu cuerpo desde el sueño del tacto.

sábado, 12 de agosto de 2017

Lunch



 Me retuerzo en la espera de tenerte.
<voy a sacar las cuerdas>
Quiero atarme al origen de tu beso
buscarlo
olisquearlo
contraer el acordeón de la distancia
encontrarte
y poner toda la ropa encima de la mesa.
Estoy lista para el lunch.

Apuesta



Sin pensamientos,
tal y como llegué al mundo,
me olvido
de toda idea formal de realidad
y me arrastro delante de ti.

Desnúdate, para igualar la apuesta.

Deshojarte




Mis dedos viven en cada curva de tu movimiento. Quiero deshojarte con el balanceo de mi boca y probar el tacto de cada flor desprendida.

Después huiré.

Te quedarás en mi aliento. Te respiraré mil veces. Diré tu nombre en voz baja, descalza, por alguna orilla. Le leeré los labios a las nubes antes de las lluvias. Danzaré en el recuerdo. 

Te esperaré bajo las sábanas, las noches impares, con todo el calor del mundo en las rodillas.

Querré ser otra mujer, que te busca decidida en los bares que nombraste. Pero seré yo misma, en mi cambiante modo de ver la vida.

Quizá te llame una tarde de agosto y te abrace tanto que el tiempo lleve tu voz. Perdóname si lloro, es que la primavera se me ha metido en los ojos.